Archivo de la categoría: opus valladolid

VII Carrera Solidaria Harambee – Schola

Las dos categorías del recorrido señalado por la organización

Las dos categorías del recorrido señalado por la organización

A continuación las horas de salida de las diferentes categorías

HORA CATEGORIA EDAD DISTANCIA VUELTAS
11:00 Cadetes

Masculino-Femenino

3º y 4º ESO. 01-02 1500 m.  3 vueltas

Circuito pequeño

11:15 Infantiles

Masculino-Femenino

1º Eso y 6º Prim. 1000 m 2 vueltas

Circuito pequeño

11:25 Alevines

Masculino-Femenino

4º y 5º Primaria 1000 m. 2 vueltas

Circuito pequeño

11:35 Benjamines

Masculino-Femenino

2º y 3º Primaria 500 m. 1 vueltas

Circuito pequeño

11:45 Pre-benjamines

Masculino-Femenino

1º Primaria y menores 500 m. 1 vueltas

Circuito pequeño

         
12:00 Carrera Popular Mayores de

16 años

6000 m. 4 vueltas

Circuito grande

12:00 Carrera Popular

Femenina

Mayores de

16 años

4500 m. 3 vueltas

Circuito grande

Anuncios

Andrea Feehery trabaja en el Shellbourne Conference Center (Indiana, EEUU). En este vídeo habla sobre su vocación como numeraria auxiliar, su vida en el Opus Dei, y las reacciones de su familia y amigos

La mirada de Harambee: Sinfonía Solidaria

concierto-justino08paraweb.jpgsin-titulo1.jpgconcierto2001.jpg

Con “el corazón puesto en la Natividad de Jesús y con la mirada dirigida hacia África”, la Joven Orquesta Ciudad de Valladolid interpretó en la tarde del 22 de diciembre un concierto compuesto por piezas navideñas, organizado por la fundación Schola y Harambee, cuyos beneficios se destinarán a colaborar con el Hospital Monkole de Kinshasa (República Democrática del Congo) en la creación de tres dispensarios materno-filiales en barrios periféricos de la capital. Más de 1.500 personas abarrotaron la sala sinfónica del recientemente inaugurado Centro Cultural Miguel Delibes. Entre las autoridades presentes se encontraban la representante de la embajada de la R.D. del Congo Nadine Tchamlesso, y los presidentes de la Fundación Schola y de Harambee España, Arturo León y Juan Luis Rodríguez Fraile, respectivamente. El programa -interpretado por la Joven Orquesta, en colaboración con el Ballet Joven Piluca Farto, de León, y la Coral Capilla Clásica, de Valladolid- estuvo compuesto en su primera parte por El cascanueces, de Tchaikovsky, adaptado por Monsalve y Farto, y una versión muy especial del primer movimiento de la Sinfonía de los juguetes, de Leopold Mozart, en la que un grupo de 8 estudiantes de música menores de 12 años acompañó a la orquesta con juguetes de verdad.
La segunda parte estuvo dedicada por entero a un oratorio navideño inspirado en relatos bíblicos y con música basada en El Mesías, de Händel, y otras obras relacionadas con la Natividad. Tras el concierto, en cuya financiación colaboraron la Junta de Castilla y León, la Diputación de Valladolid, el Ayuntamiento y diversas empresas y centros educativos , tomaron la palabra para agradecer la colaboración de todos los asistentes la Dra. Louise Lalu, colaboradora de Harambee R.D. del Congo, y la Dra. María José Soga, jefe de sección de neonanotología del Hospital Río Hortega y coordinadora de Harambee en Castilla y León.

Solidaridad con Costa de Marfil desde Tordesillas

web1.jpgweb3.jpg La Asociación Valdearcos de Tordesillas, junto con la Fundación Cauce, organizaron en el centro de convivencias El Rincón, un acto Solidario para recaudar fondos destinados a un proyecto en Costa de Marfil: la ampliación de las ins­talaciones que albergan el dis­pensario médico de una pequeña aldea a 30 kilómetros de Abidján, capital de Costa de Marfil. Colette Kadja, representante de la oenegé Educación y Desarrollo, fue la encargada de explicar cuál es la situación actual que atra­viesa Costa de Marfil, cuáles son los medios con los que se cuenta para que las personas de esta zona aprendan a valerse «por sí mis­mas», es decir, cómo se les enseña un oficio, por ejemplo, para apor­tar ingresos en sus familias. En todo momento y viendo el gran entusiasmo que los asistentes a esta Cena Solidaria ponían para la causa, Colette Kadja muy emo­cionada dio las gracias en nombre de todas aquellas personas a las cuales esta aportación les va a ayu­dar durante un tiempo. Este acto es el segundo año consecutivo que se lleva a cabo y con el dinero que se recaudó entonces se colaboró en la construcción de un pozo que ya funciona.

web21.jpg

Un centenar de sacerdotes debaten sobre “ideología de género” en Valladolid

ponentes3.jpg

El Aula Sacerdotal Esgueva de Valladolid organizó la XV Jornada Teológica en la casa de Convivencias “El Rincón”, situada en la ciudad castellana de Tordesillas. La Jornada contó con más de un centenar de asistentes procedentes de las diócesis de castilla y León. Asistió el obispo emérito de Tenerife, Mons. D. Felipe Fernández.

Este año las conferencias y coloquios trataron sobre la actualidad de la “ideología de género”.

Para el sociólogo Juan Villa, uno de los tres ponentes, la última ideología de la modernidad propone que el género es una construcción cultural, socialmente impuesta, y que subordina la mujer al varón. “Al igual que el feminismo radical –afirmó-, entiende la diferencia como desigualdad intolerable, pero va más lejos: pretende que el género sólo debe ser fruto de una elección individual, se construye en la vida de cada persona (no es algo fijo y estable), y que sólo es posible eliminar la discriminación haciendo desaparecer el género, haciéndolo irrelevante en la vida de las personas y en la organización social: en el mundo laboral, en la educación y en las relaciones humanas, debe desaparecer cualquier diferenciación de género”.

Aún constituyendo un peligro para la fe cristiana, la ideología de género puede ser valorada positivamente, según el canonista Joan Carreras. “En efecto –afirmó”, esta ideología tiene la virtud de llevar a sus últimas consecuencias ciertos planteamientos antropológicos que están en la base de la comprensión jurídica y teológica de la familia durante estos últimos siglos. El dualismo, en cuya virtud la persona es entendida como una “libertad que se autoproyecta”, no es algo exclusivo de esta ideología: se encuentra presente en amplios sectores de la teología moral. El contractualismo, que lleva a reducir el matrimonio a un simple contracto utilitarista, sigue estando vivo en el derecho occidental tanto civil como canónico”.

jardin.jpgPara Carreras, “la ideología de género, en cuanto que desarrolla coherentemente dichos presupuestos antropológicos y jurídicos, puede ser valorada como un desafío a la Teología y al Derecho canónico, porque o bien le invita a seguir la lógica de sus conclusiones o bien le empuja a buscar los fundamentos de la familia en nociones más acordes con su tradición. Concretamente, la noción bíblica de “una sola carne” incluye dos elementos clave con los que los estudiosos pueden hacer frente al desafío de género: la heterosexualidad, como presupuesto antropológico y teológico, y la alianza como causa eficiente del matrimonio, sobre el que se edifica la familia”.

Por su parte, Benigno Blanco, Presidente del Foro Español de la Familia, propuso a los presentes cuatro modos de contrarrestar esta ideología. En primer lugar, animando a conocer todo lo relativo a esta cuestión informándose adecuadamente. En segundo lugar, hablar con muchas personas sobre el contenido y manifestaciones sociales y culturales de la misma. Una tercera línea de acción podría ser la de fomentar una visión sana de la familia presentando modelos en que aparezca claramente la familia natural: una madre, un padre y unos hijos. Insistió en que la difusión de estos modelos es algo muy atractivo y que todos se sienten estimulados a secundarlos. Otra posible línea sería la de fomentar diferentes iniciativas sociales venciendo toda clase de pasividad.

La Jornada concluyó con una animada mesa redonda en la que los asistentes formularon preguntas a los tres conferenciantes.

El Aula Sacerdotal Esgueva es un Centro vallisoletano impulsado por la Sociedad Sacerdotal de Santa Cruz.

“Recuerdo Valladolid con añoranza. Fueron años decisivos para mi vida”

echeverria.jpg

Rafael Echeverría Arruabarrena nació en Irún en 1928, estudió Derecho y se doctoró en Valladolid. Fue profesor de Ciencia Política en esta Universidad y en la de Navarra. Pidió la admisión en el Opus Dei en el año 1948. Fue ordenado sacerdote en 1964. Desde esa fecha hasta el 2005 ha residido en Francia. Actualmente vive en Santander. Acaba de publicar el libro “Por qué soy cristiano”.

 

 

D. Rafael, ¿qué le ha traído a Valladolid?

 

Después de cincuenta años de ausencia he querido recordar los años tan estupendos que pasé en Valladolid. He venido fundamentalmente a ver a algunos compañeros de curso de aquellos tiempos, como el catedrático de Derecho Mercantil y exrector de la Universidad, Justino Duque y Ángel Torío, catedrático de Derecho Penal. Me ha dado una gran alegría estar de nuevo con ellos y recordar aquellos años.

 

¿Cómo ha encontrado la ciudad?

 

Me he llevado una gran sorpresa. En algunos aspectos está irreconocible –es una gran ciudad- después de tanto tiempo. Pero hay edificios y estancias que se conservan casi como en aquella época. Durante estos años he sentido gran añoranza por esta tierra.

 

¿Por qué estudió aquí la carrera?

 

Entonces no había Universidad en Bilbao. Existía Deusto, pero había que venir a examinarse aquí al final de carrera para obtener el título oficial. Aquí viví en el Colegio Mayor Santacruz. Formaba parte de una coral compuesta por diez universitarios. Cantábamos en el ámbito universitario. Un día estábamos ensayando un requiem en la capilla del Santacruz cuando comenzó a llegar gente para un fueneral. Nos pidieron que lo cantáramos en la ceremonia y así lo hicimos.

 

Parece que fueron años decisivos en su vida…

 

Ya te puedes imaginar. Aquí hice la carrera y el doctorado y luego fui profesor. Son tiempos que quedan grabados para siempre. Además en esos años pedí la admisión en el Opus Dei al que me he entregado en cuerpo y alma toda mi vida. Recibir aquella vocación fue una gran dicha para mí y ha sido lo que ha dado pleno sentido a toda mi existencia.

 

¿Estaba ya entonces muy difundido el Opus Dei?

 

En aquellos tiempos había un solo Centro de 100 metros cuadrados en la calle Montero Calvo, se llamaba “El Rincón”. Me he quedado muy impresionado al saber que ahora hay cerca de una treintena de centros y que cientos de personas acuden a medios de formación que proporciona la Obra.

 

¿Conoció al Fundador del Opus Dei?

 

Tuve la suerte de estar con él en algunas ocasiones. Era una persona que producía una fuerte impresión. Tenía una personalidad muy acentuada, con gran firmeza de carácter compaginada con un enorme cariño y proximidad con todo el mundo. Era muy humano. Además tenía un profundo sentido espiritual. Trataba a Dios de un modo muy directo –y así nos enseñaba a tratarle-, con gran confianza y familiaridad. Es lógico que la Iglesia lo haya canonizado. Me siento un privilegiado por haber tenido la oportunidad de conocer a un santo.

 

Tras ordenarse marchó a Francia…

 

Eran años de expansión de la Obra (hoy también lo siguen siendo). Allí he vivido –sobre todo en París- desde el año 1964 al 2005. No sé si puede ser poco delicado si te digo que me siento muy francés. San Josemaría nos pedía que nos integráramos completamente en los países a los que íbamos, sintiéndonos tan ciudadanos como los nacidos allí.

 

Acaba de publicar el libro “Por qué soy cristiano”, ¿a qué se debe?

 

El libro es un esfuerzo para que quienes se dicen ateos encuentren argumentos que les convenzan de la existencia de Dios; para que los que creen en Dios se reafirmen en esta rica creencia; para que los que aceptan la existencia de Dios sepan y crean que Dios Hijo se hizo hombre para hacer de nosotros hijos de Dios y para que sepamos todos que Jesucristo dejó en la tierra ese trasunto suyo, que es la Iglesia, para conducirnos a Dios.

 

Nada más, D. Rafael, muchas gracias

 

Gracias a vosotros.

La gran aventura africana

                 Esther Toranzo es una zamorana de 82 años llena de vitalidad. Licenciada en Derecho trabajó primero en Madrid, después durante quince años en Inglaterra hasta que un día decidió trasladarse a África para ayudar en la educación de las mujeres de ese continente. En 1965 se marchó a Nairobi bajo la mano de la fundación Kianda. Participó en la creación de una escuela de secretariado, primer paso de varios proyectos educativos.

Vivió 25 años en África hasta que una enfermedad cardíaca –que se agravaba con los 2.000 metros de altitud Nairobi- la obligó a regresar a España. Ahora reside en Alicante.

En Kenia participó en la creación de varios proyectos. Además del ya mencionado, impulsó una escuela de estudios institucionales a la que seguirían los clubes de alfabetización, escuelas agrarias y clubes de bachilleres. Allí acudían alumnos procedentes de más de 14 países africanos. Con el paso del tiempo se logró crear una Universidad, la Strathmore University.

África dejó en su vida una honda huella. Esto la animó a escribir el libro titulado “En el corazón de África”, un conjunto de recuerdos de su vida en el continente. Más adelante volvió a repetir su experiencia literaria con “Deja que África te hable”. Esta mujer, miembro del Opus Dei, asegura que África conserva valores fundamentales que en el mundo occidental se están perdiendo y piensa que deben recuperarse.

Ahora colabora con tesón en un ambicioso proyecto solidario llamado Harambee, que en swahili significa “todos a una”. Se trata de un plan puesto en marcha con motivo de la canonización de Josemaría Escrivá. Busca ayudar a África de una manera diferente. Esther explica que “no se trata de dar dinero, ni medicinas ni comestibles de un modo paternalista, sino preguntando qué proyectos necesitan y consiguiendo un contrato para llevarlos a cabo, subvencionándolos cuando están terminados, con facturas y todas las cuentas claras”. Ya se ha puesto en marcha en más de treinta proyectos en 14 países.