Álvaro del Portillo visto de cerca en Tordesillas

El martes 24 de junio a las 20.15 h tuvo lugar la proyección del documental “Saxum”, sobre la figura del próximo beato Álvaro del Portillo, en el salón de actos del Ayuntamiento de Tordesillas, organizado por la Asociación Valdearcos.

Presentó el acto el periodista Ángel Cuaresma,  y pudimos escuchar el testimonio personal Isabel Merino, Supernumeraria del Opus Dei, que conoció a D. Álvaro en Pamplona en el año 1991.  Recogemos algunas de sus palabras:

“Tenía la costumbre, al dirigirme a Facultad de Periodismo de la que era profesora en esos años, pasar  antes por la capilla de la Clínica Universitaria, para hacer la Visita al Santísimo, una costumbre que nos inculcó San Josemaría a todos sus hijos.

 Ese día, fue curioso, pero me sentí afortunada porque al salir de la capilla oí un murmullo, y vi que venía por el pasillo D. Álvaro. Entonces, le dije: Padre, en ese momento D. Álvaro se giró y me dijo: dime, hija mía. Yo me presenté: soy hija suya, soy Supernumeraria, y  me preguntó: ¿estás casada?; Le dije: no estoy casada, pero estamos con los preparativos. Nos casábamos justo al año siguiente en 1992. Entonces toda la conversación la centró en la persona que iba a compartir la vida conmigo. Me preguntó: ¿Cómo se llama tu novio?. Iñigo, le respondí. Pues mira hija mía, Iñigo es tu camino para ir al cielo, le tienes que querer con sus virtudes –que eso es fácil-, pero le tienes que amar con sus defectos. Tú eres su camino al cielo, tienes que ocuparte de que esos defectos los vaya limando, vaya luchando por ganar en virtudes, y tú lo mismo. Su camino al cielo se llama Isabel (….). . A mí esta conversación breve con D. Álvaro, me ha servido para el resto de mi vida,  y puedo decir que en estos 22 años que llevo casada, he recordado muchas veces este momento”.

D. Álvaro nació en Madrid el 11 de Marzo de 1914. Doctor en Ingeniero de Caminos; Filosofía y Derecho Canónico. Se incorporó al Opus Dei en el año 1935. Pronto se convirtió en el colaborador más estrecho de san Josemaría. El 25 de junio de 1944 recibió la ordenación sacerdotal. En 1946 se trasladó a Roma donde residió hasta su muerte. En 1975, tras el fallecimiento del fundador de la Obra, fue elegido como sucesor suyo.

El Papa S. Juan Pablo II le confirió la ordenación episcopal el 6 de enero de 1991. Su trabajo oculto y eficaz –tanto a la Santa Sede como a La Obra- ha sido lo más característico del futuro beato.

En los 19 años que estuvo al frente del Opus Dei, impulsó numerosas iniciativas sociales de las que se benefician miles de personas en el mundo entero, como el Centro Educacional y Asistencial de San Paulo (Brasil); la escuela Agraria Valle Grande en Cañete (Perú); el Centro educativo técnico El Kinal en Guatemala; en Hospital Monkole en Kinshasa (Congo); La escuela  técnica de hostelería y restauración Banilad en Cebú (Filipinas); el Centro Rural Ilomba en Abidján (Costa de Marfil), el Centro Rural Iroto en Ogun (Nigeria); la Universidad Pontificia de la Santa Cruz en Roma (Italia); la ONG Desarrollo y Asistencia en Madrid (España), y muchos más.

El 23 de Marzo de 1994, pocas horas después de regresar de Tierra Santa falleció en Roma.  El cariño y la devoción a D. Álvaro se pone de manifiesto desde el primer momento. Cardenales, obispos, sacerdotes y laicos acuden a su intercesión y reciben favores y gracias, algunas con carácter de milagro, que han le han llevado a los altares.

Anuncios