UNIVERSITARIAS DE VALLADOLID EN UNA LABOR SOCIAL DEL OPUS DEI

Las universitarias del Colegio Mayor Los Arces, obra corporativa del Opus Dei en Valladolid, participarán del 1 al 10 de Julio en el “Voluntariado en El Raval” de Barcelona.
Laura Carreras, estudiante de 2º de Medicina en Valladolid y coordinadora de esta actividad nos responde a estas preguntas.

1. ¿Qué trabajo vais a desarrollar y con qué personas?

Vamos a colaborar con la ONG Terral, que lleva a cabo programas de ayuda a las personas del barrio del Raval durante todo el año. En verano, esa labor es más importante porque la mayoría de niños de ese barrio no tienen con quién quedarse durante todo el día. Por eso, se organiza como un campamento de día en que los niños hacen todo tipo de actividades culturales, deportivas, etc. y se les enseña también valores humanos, como el compañerismo, la convivencia…, y todas las actividades las hacen con voluntarias. Desde este colegio mayor, vamos un buen grupo universitarias, y será la primera semana de julio. Como ya he dicho, se trata de ir con los niños a las distintas actividades: al zoo, a la fábrica de chocolate, al parque Güell… y, por las tardes, tendremos el taller en el que se trabaja cada semana un valor. Una vez que recogen a los niños, todas las voluntarias nos reunimos con la directora de la ONG y ponemos en común nuestra experiencia, si hemos tenido algún problema, alguna sugerencia, etc.

2. ¿Cuántos años lleváis haciendo esta actividad?, y en este caso, ¿cuántas estudiantes van de Valladolid y de qué carreras universitarias?.

Creo que la primera vez que fueron desde Valladolid fue en 2005, aunque el Terral existe desde 2002.
Este año vamos unas 20 universitarias y la verdad es que hay una gran variedad de carreras: derecho, ADE, medicina, magisterio, periodismo, historia…Lógicamente, no todas las participantes pertenecen al Opus Dei, pero sí que todas estamos sensibilizadas por ayudar a los demás.

3. ¿Contáis con el apoyo del barrio del Raval en esta actividad?.

En general, la gente de barrio ya conoce la ONG y agradecen mucho todo lo que hacen. Además, se trabaja con gran profesionalidad, y eso siempre da confianza. Terral, que nació en el centenario de San Josemaría Escrivá, es una iniciativa de solidaridad que cuenta con el apoyo de muchas entidades públicas y privadas que trabajan en la zona.

4. ¿Cuál es el motivo por el que has decidido apuntarte a este voluntariado y además coordinarlo?

Hacía tiempo que había oído hablar de Terral y varias amigas mías iban todos los veranos, pero nunca había tenido la oportunidad de ir. Así que, cuando me dijeron en el Colegio Mayor que podíamos montarlo para este verano, enseguida me apunté y empecé a hacer gestiones con gente de Barcelona, a preparar otras posibles actividades… y, sobre todo, a animar a la gente para que se apuntase.
Además, también estoy participando en una actividad llamada pV-10 (plan de voluntaria 10), que consiste en sesiones teóricas y prácticas a lo largo del curso, y termina en verano con el Raval.

5. A parte del Voluntariado, ¿qué otras actividades vais a desarrollar en Barcelona?

Hemos organizado una visita a la escuela de negocios del IESE, en la que tendremos varias sesiones y casos prácticos con profesores. También, tendremos algunas tertulias culturales a lo lardo de la semana (a partir de las 6 de la tarde, que es cuando termina el voluntariado) sobre periodismo, sobre Gaudí…
Por supuesto, también queremos hacer turismo, visitar las obras de Gaudí, el Tibidabo, las fuentes de Montjuïc, el barrio gótico… incluso uno de los días iremos a conocer Montserrat.

6. ¿Has tenido alguna otras experiencia en Voluntariado?.

Sí, antes de venir a Valladolid, hice algunas actividades como ir a visitar a ancianos, niños enfermos, etc. Pero la mejor experiencia que he tenido ha sido ir durante tres veranos seguidos a un campo de trabajo a Lituania. Allí, había cuatro actividades distintas y se iba rotando, de manera que ibas haciendo todas. Las opciones eran: ir a un orfanato, donde hacíamos manualidades y juegos con los niños; visitar dos asilos de ciudades distintas; y dar clases de español a los niños lituanos de la zona.

Anuncios