Primeras palabras de Monseñor Ricardo Blázquez, nuevo arzobispo de Valladolid, a los fieles de la Archidiócesis

El administrador diocesano de Valladolid, D. Félix López Zarzuelo, dio a conocer la noticia del nombramiento pontificio el sábado 13 de marzo a las doce en punto del mediodía, media hora antes de oficiar el funeral por el insigne escritor Miguel Delibes. La toma de posesión se realizará el día 17 de abril y el día 18 presidirá la ceremonia de Beatificación del Padre Hoyos, S.J.

En su primer saludo a la Iglesia de Valladolid, Monseñor Blázquez asegura que su nombramiento «no es un simple traslado de lugar; lo siento más como un trasplante con un desarraigo doloroso y un nuevo enraizamiento». El nuevo prelado vallisoletano llega a la Archidiócesis con el ánimo de «trabajar por el respeto a la vida humana por la atención al matrimonio y a la familia» y, de forma particular, con el deseo de «ayudar a todos los que al comenzar la crisis sean más vulnerables y, de hecho, han sido golpeados por la dureza del tiempo presente».

En su saludo a los vallisoletanos Monseñor Blázquez asegura que «voy a vosotros con la intención de compartir vuestra vida, de caminar juntos en el seguimiento de Jesús, de ser al mismo tiempo vuestro hermano por el bautismo y vuestro arzobispo por el encargo apostólico».

Además, señala que «comienzo esta nueva etapa en el ministerio episcopal con una esperanza serena e ilusionada, con la experiencia de que Dios nos acompaña siempre y de que la esperanza en Dios nunca defraude».

D. Ricardo Blázquez, abulense,  ha sido durante los últimos 14 años obispo de Bilbao. Regresa, de esta forma, a su tierra, donde también fue obispo de Palencia entre 1992 y 1995.Doctor en Teología por la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma y Gran Canciller de la Universidad Pontificia de Salamanca entre los años 2000 y 2004, Ricardo Blázquez fue presidente de la Conferencia Episcopal Española entre 2005 y 2008, Desde entonces, ocupa el cargo de vicepresidente.

Anuncios